Estas leyendo
Cuatro años de prisión por abortar espontáneamente

Cuatro años de prisión por abortar espontáneamente

Cuatro años de prisión por abortar espontáneamente

Brittney Poolaw se le condena a cuatro de años de prisión por abortar espontáneamente en Oklahoma, EE.UU.; se le culpa por homicidio involuntario en primer grado luego de sufrir un aborto espontáneo, aparentemente provocado por consumir drogas.

El caso provoca que esta semana defensores de derechos de las mujeres criticaran y expresaran su indignación por la decisión judicial.

El incidente que sufre la mujer, actualmente de 21 años, ocurre el año pasado cuando llevaba entre 15 y 17 semanas de embarazo. De acuerdo a los informes, la joven se presenta en un hospital del condado de Comanche después del aborto sufrido en casa y admite haber consumido metanfetamina.

La autopsia al feto demuestra la presencia del psicoestimulante, pero no hay evidencia de que la sustancia fuera la directa responsable de la interrupción de la gestación.

El forense señala al consumo de drogas como uno de los varios factores que contribuyen a los hechos, entre una lista de anomalías congénitas y desprendimiento de placenta.

Posteriormente la involucrada se le arresta y permanece encarcelada año y medio en espera del juicio. Finalmente, un jurado la declara culpable y la condena a cuatro años de prisión.

Sin embargo, la defensa de Poolaw ya ha apelado la decisión.

Te recomendamos: Humano recibe trasplante de un riñón de cerdo

Prisión por abortar espontáneamente; violencia psicológica

Entre tanto, Lynn Paltrow, directora ejecutiva de la organización Defensores Nacionales de las Mujeres Embarazadas; reitera que no hay evidencia de que el uso de metanfetamina provoque el aborto espontáneo. Además, considera que enjuiciar a mujeres por un aborto espontáneo evita que otras en situaciones similares busquen ayuda médica.

En un comunicado, la Organización subraya que las leyes estatales de homicidio no se aplican a los abortos que ocurren antes de las 20 semanas de embarazo; asimismo se “prohíbe el enjuiciamiento de la ‘madre del feto’ a menos que haya cometido ‘un delito que provoque su muerte“. Por tanto, señala:

Te puede interesar
Corea del Norte vuele a lanzar basura

“El caso de Poolaw es una tragedia. Ella ha sufrido el trauma de la pérdida del embarazo, ha estado encarcelada durante un año y medio durante una pandemia: se le acusa y condena por un delito sin base legal o científica”.

Un detective involucrado en el caso sostiene que la experiencia vivida por la mujer se pudo haber evitado de haber tenido acceso a un servicio de salud reproductiva adecuado. También afirma:

“Cuando se enteró que estaba embarazada no sabía si quería al bebé o no. Dijo que no estaba familiarizada sobre cómo o dónde hacerse un aborto”.

Suscríbete a nuestro canal de Youtube y síguenos en nuestras redes sociales, Instagram, Twitter y Facebook

Hefzi Calderón

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.


© 2024 Grupo Transmedia La Chispa. Todos los derechos reservados