Veneno de abeja y SARS-CoV-2

Según el estudio llamado “Veneno de abeja y SARS-CoV-2” realizado por los Médicos Wei Yang, Xiao-feng Xu y Fu-liang Hu, residentes de Zhejiang, China; revelaron una encuesta realizada a un total de 5115 apicultores del 23 de febrero al 8 de marzo, incluidos 723 en Wuhan, el epicentro del brote de Hubei.

Según la encuesta, ninguno de estos apicultores desarrolló síntomas asociados con COVID-19, y su salud era totalmente normal. Después de eso, entrevistaron a cinco apiterapeutas en Wuhan y siguieron a 121 pacientes de su clínica de apiterapia los cuales no presentaron ningún síntoma.

Los resultados sorprendieron a los apicultores y médicos de Wuhan, por lo que pidieron que se desarrolle investigación respecto al veneno de las abejas en el sistema inmunitario.

Hay un descubrimiento que nos gustaría informar aquí. Nos recuerda la historia del descubrimiento de la viruela bovina y la eventual victoria de los humanos sobre esta enfermedad (Bennett y Baxby, 1996). En la provincia de Hubei, el epicentro de COVID-19 en China, la asociación local de apicultores realizó una encuesta a los apicultores (Fig. 1). Se encuestó a un total de 5115 apicultores del 23 de febrero al 8 de marzo, incluidos 723 en Wuhan, el epicentro del brote de Hubei. Ninguno de estos apicultores desarrolló síntomas asociados con COVID-19, y su salud era totalmente normal. Después de eso, entrevistamos a cinco apiterapeutas en Wuhan y seguimos a 121 pacientes de su clínica de apiterapia. Estos pacientes habían recibido apiterapia desde octubre de 2019 hasta diciembre de 2019, y los cinco apiterapeutas de abejas tienen el hábito de autoapiterapia para su propio cuidado de la salud (la apiterapia significa hacer uso del veneno de abeja de la picadura de la abeja para tratar o prevenir ciertas enfermedades). Sin ninguna medida de protección, dos de los cinco apiterapeutas estuvieron expuestos a casos sospechosos de COVID-19 y otros estuvieron expuestos a casos confirmados de COVID-19, pero ninguno de ellos finalmente se infectó. Ninguno de los 121 pacientes estaba infectado por SARS-CoV-2, y tres de ellos tenían contacto cercano con familiares inmediatos a los que se confirmaron casos de infección por SARS-CoV-2. Se podría suponer que los apicultores tienen menos probabilidades de estar expuestos al SARS-CoV-2 porque viven en zonas rurales menos densamente pobladas. Pero los cinco apiterapeutas y sus pacientes son de áreas densamente pobladas en Wuhan. Estas personas tienen una cosa en común: desarrollan una tolerancia a la picadura de abeja.

La investigación realizada se publicó en la Biblioteca Nacional de Medicina PMC, sin embargo faltan estudios futuros para que sea concluyente.

El articulo completo lo puedes encontrar en la siguiente liga Veneno de abeja y SARS-CoV-2

Síguenos en Instagram

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

#LaChispaMx🦠 Te presentamos los casos por #COVID19 en el continente americano. Nuestro país ‪#México actualmente cuenta con 62,527 casos acumulados, y 6,989 defunciones. ☣️ ‪

Una publicación compartida por La Chispa (@lachispa.mx) el

(Con información de Ecocolmena )