Polonia define presidente en ajustada segunda vuelta

La ajustada segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Polonia comenzó hoy, enfrentando al actual mandatario, el conservador Andrzej Duda, con el progresista y europeísta alcalde de Varsovia, Rafal Trzaskowski.

Duda cuenta con el apoyo del gobernante partido conservador y del gobierno, y aspira a un segundo mandato de cinco años. Trzaskowski, exparlamentario europeo, se presenta por la Plataforma Civil, el principal grupo opositor. Los dos candidatos tienen 48 años.

La pugna podría decidirse por un margen muy estrecho, según los últimos sondeos.

Los dos bandos hicieron una llamada a la participación, y se esperaba que fuera más alta que el 64.51% de la primera vuelta electoral, disputada el 28 de junio.

Duda obtuvo el 43.5% de los votos, frente al 30% de Trzaskowski.

Los centros de votación permanecerían abiertos hasta las 21:00 (1900 GMT), cuando se harían públicos los sondeos de salida.

El resultado oficial definitivo se esperaba para principios de semana.

El resultado de las elecciones decidirá el rumbo política en la dividida Polonia al menos hasta 2023, cuando están previstas las elecciones parlamentarias.

Si Duda es reelegido, el partido conservador Ley y Justicia que le respalda seguirá siendo un estrecho aliado del presidente y mantendrá su control sobre casi todos los núcleos de poder en el país.

Una victoria de Trzaskowski le daría el poder de vetar leyes aprobadas por el partido en el gobierno. También se suavizaría el mensaje de Polonia en la política internacional, especialmente en la UE.

Votación higiénica

La votación se celebraba en medio de estrictas medidas de higiene debido a la pandemia del coronavirus.

Polonia ha registrado más de 37 mil contagios y casi mil 600 muertes.

Los votantes debían llevar mascarillas y guantes, mantener distancia de seguridad y utilizar desinfectante de manos. Podrían utilizar sus propias plumas para rellenar las papeletas.

También el personal electoral debía llevar mascarillas y sentarse separados unos de otros.

Las urnas se desinfectarían a menudo y los colegios electorales estarían ventilados.