Juez murió por hacer su trabajo: Sánchez Cordero

El juez Uriel Villegas Ortiz se encargaba de llevar las audiencias preliminares y órdenes de aprehensión de delitos como narcotráfico, huachicol y lavado de dinero y estaba especializado en el Sistema Penal Acusatorio.

La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero,  condenó el asesinato del juez federal Uriel Villegas Ortiz y de su esposa, Verónica Barajas, en la ciudad de Colima. El juez “estaba haciendo su trabajo y murió por hacer su trabajo”, señaló.

Recordó que Villegas Ortiz tenía algunos juicios de importantes personajes de la delincuencia organizada y aseguró que para ella su fallecimiento ha sido “sumamente triste y lastimoso” e indicó que se tendrá que trabajar en el esclarecimiento de las investigaciones.

“Desde el Poder Ejecutivo estamos acompañando y muy interesados apoyando en que se esclarezcan estos lamentables hechos”, señaló.

López Obrador no quiso dar detalles sobre la información que se tiene sobre el móvil del crimen, pero aseveró que no van a ceder ante ninguna amenaza.

SU TRAYECTORIA

Villegas Ortiz se encargaba de llevar las audiencias preliminares y órdenes de aprehensión de delitos como narcotráfico, huachicol (robo de hidrocarburos) y lavado de dinero y estaba especializado en el Sistema Penal Acusatorio.

En marzo de 2018, Villegas Ortiz ordenó el traslado de Rubén Oseguera González “El Menchito”, hijo del capo del poderoso Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), Nemesio “El Mencho” Oseguera, desde un penal en el sureño estado de Oaxaca, donde estuvo antes de ser extraditado a Estados Unidos, a uno del occidental estado de Jalisco.

Desde el 1 de febrero, Villegas Ortiz fue trasladado al Centro de Justicia Penal Federal del Estado de Colima.

Este martes, un grupo de hombres armados ingresó al domicilio del juzgador y lo asesinó junto con su esposa.

Al conocerse la noticia, el presidente de la Suprema Corte de Justicia, Arturo Zaldívar, interrumpió una sesión telemática del alto tribunal para lamentar la muerte del juez y de su esposa, y expresó su “más enérgico rechazo a la violencia”.