Es inadmisible que mujeres enfrenten un proceso penal por abortar: Sánchez Cordero

La Suprema Corte de Justicia de la Nación debate este miércoles invalidar la criminalización del aborto en Veracruz, lo que podría sentar un importante precedente en favor de los derechos sexuales y reproductivos de las mexicanas.

La secretaria de Gobernación (Interior) de México, Olga Sánchez Cordero, señaló este miércoles que una mujer no debe enfrentar un proceso penal a causa del aborto porque eso sería recriminalizarla, el día en que la Suprema Corte debate sobre esta materia.

“Mi opinión la conocen y la han conocido desde hace muchos años y esta es que la mujer no debe enfrentar un proceso penal por haber tomado una decisión de esa naturaleza (abortar), simplemente es recriminalizarla”, apuntó Sánchez Cordero.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación debate este miércoles invalidar la criminalización del aborto en el oriental estado de Veracruz, lo que podría sentar un importante precedente en favor de los derechos sexuales y reproductivos de las mexicanas.

“Para mí el hecho de que una mujer enfrente un proceso penal por una situación de esta naturaleza es algo inadmisible”, agregó

La también exmagistrada dijo que ella “estaría totalmente de acuerdo” con la ponencia del ministro de la Corte Suprema Juan Luis González Alcantará, que establece para el estado de Veracruz está situación.

Este miércoles, la primera sala de la SCJN discutirá un proyecto que respalda a un juez federal de la ciudad de Xalapa, Veracruz, quien en 2019 resolvió un amparo en el que ordena al Congreso local reformar los artículos 149, 150 y 154 del Código Penal porque criminalizan la interrupción del embarazo.

Para su aprobación es obligado que tres de cinco ministros de la Corte voten a favor de invalidar el Código Penal de Veracruz sobre el tema, lo cual sentaría un precedente para que en otros estados se presenten recursos similares e intentar sentar jurisprudencia.

En México, únicamente en la Ciudad de México y el estado de Oaxaca se permite la interrupción legal del embarazo hasta las 12 semanas de gestación, aunque en todos los estados se autoriza por causa violación y casi en todos por riesgo a la salud y muerte de la madre.