Cemex hace un llamado a reactivar la construcción

Cemex consideró que reactivar la industria de la construcción implicaría un bajo riesgo en la propagación del COVID-19 y significaría fortalecer el bienestar de los mexicanos, así como un impulso sustantivo a la actividad económica del país, necesarios en la lucha contra la pandemia.

Cemex expresó su apoyo para reactivar la industria de la construcción y consideró que para mantener la estabilidad económica de México e impulsar su desarrollo para salir de la crisis causada por la pandemia COVID-19, se deberá dar prioridad a los sectores que generen bienestar social y valor económico, pero también será fundamental considerar que sean actividades que representen un bajo riesgo de transmisión del coronavirus. “La industria de la construcción conjuga todos estos factores”, aseguró.

La multinacional cementera recordó que en la mayoría de los países, como Estados Unidos, el Reino Unido y Alemania, los gobiernos han manifestado claramente que la construcción debe seguir funcionando durante la crisis de COVID-19, ya que es una actividad esencial que contribuye a la lucha contra la pandemia.

“Entre muchas otras contribuciones, la industria de la construcción permite que sigan operando los sistemas de comunicación, las vías de transporte y la infraestructura hospitalaria existente, al mismo tiempo que ayuda a construir nuevos hospitales de emergencia e instalaciones de atención médica temporales que fortalecen el sistema de salud pública”, señaló Cemex.

En México, la construcción es uno de los principales motores del crecimiento nacional, aportando 7.7% del PIB (2019) y dinamizando a más de 180 subsectores de la economía gracias a su efecto multiplicador. Sin embargo, lo más importante es lo que representa para millones de familias: el bienestar social, ya que es la forma de sustento de más de 9 millones de mexicanos que trabajan en ella.

Cemex explicó que las obras de construcción son entornos estrictamente controlados: no están abiertas al público en general, se llevan a cabo al aire libre y suelen tener una baja densidad de concentración de personal, lo que las sitúa en un rango de bajo riesgo, según los criterios del Departamento de Salud Ocupacional y la Administración de Salud de los Estados Unidos (OSHA).

Además, la industria de la construcción y los distintos gremios que la representan en México, han implementado las directrices de salud y seguridad de las autoridades para mitigar la propagación del COVID-19.

Aseguró que sus procesos de recolección y entrega se han ajustado para minimizar los riesgos de contagio, mientras se mantiene en movimiento su cadena de suministro de materiales de construcción.

Debido a la pandemia, Cemex puso en marcha más de 50 nuevos protocolos que ofrecen una mayor protección ante los riesgos inéditos que presenta el COVID-19.

“En Cemex, la salud y la seguridad de nuestros colaboradores, clientes, proveedores y las comunidades es nuestra prioridad número uno. Sin embargo, debido a la pandemia, hemos desarrollado y aplicado protocolos y directrices adicionales para fortalecer los ya existentes”, concluyó.