Calderón conocía ligas de García Luna con narcotráfico: Roberta Jacobson

El expresidente Felipe Calderón conocía que el titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) durante su gobierno, Genaro García Luna, tenía vínculos con el narcotráfico, aseguró Roberta Jacobson, exembajadora de Estados Unidos en México.

El expresidente Felipe Calderón conocía que el titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) durante su gobierno, Genaro García Luna, tenía vínculos con el narcotráfico, aseguró Roberta Jacobson, exembajadora de Estados Unidos en México.

El gobierno de Estados Unidos reunió información sobre la relación de García Luna con el Cártel de Sinaloa, cuyo líder, Joaquín “El Chapo” Guzmán, enfrenta hoy una condena a cadena perpetua, aseguró quien fungió como representante diplomática en México de su país entre 2016 y 2018 en entrevista con el semanario Proceso.

“Culpar a Estados Unidos por datos que poseía y sugerir que el gobierno de México no tenía la misma información sobre la corrupción o problemas de un funcionario, probablemente es tan inocente y peor, francamente, que una duplicidad”, sostuvo Jacobson.

“La información que obteníamos (en el Departamento de Estado) era por conducto de funcionarios estadounidenses, pero venía de parte de mexicanos, ellos eran los que más información recibían y tenían sobre la corrupción de García Luna”.

Además de embajadora, Jacobson trabajó como funcionaria del Departamento de Estado de su país durante el sexenio de Vicente Fox, presidente de México entre el año 2000 y el 2006. Ya entonces, revela, se conocían detalles sobre el desempeño de García Luna.

A partir de 2007, recuerda Proceso, Jacobson se hizo cargo de la Iniciativa Mérida, un acuerdo de seguridad suscrito entre Estados Unidos, México y Centroamérica para operar contra el narcotráfico.

“El gobierno mexicano sabía tanto como nosotros, si no es que más, y nunca tomó acciones en su momento, y por ello encuentro un poco ingenuo culpar a Estados Unidos por no tomar medidas”, sostuvo la estadounidense.

Actualmente, el exsecretario de Seguridad Pública se encuentra preso en Estados Unidos y enfrenta acusaciones de operar en colusión con el Cártel de Sinaloa para ingresar cocaína a territorio estadounidense cuando era funcionario federal.